Kriya para el balance mental y emocional

En ciertos momentos todos perdemos nuestro equilibro; si tu mente «tira» hacia un lado y tus emociones hacia otro no podrás encontrarte en paz. Practica esta kriya regularmente, céntrate en las sensaciones de tu cuerpo a través de las asanas (las posturas) y verás como te ayuda a encontrar ese balance entre mente y emociones.

1. Abre el Espacio

Escoge el lugar en el que vas a realizar la kriya, siéntate en postura fácil y concéntrate en tu respiración. Hazla larga, profunda, permite que se cree un corte entre el resto del día y tu práctica de yoga. Cuando te sientas preparada/o, inhala plenamente y canta el Adi Mantra:

Ong Namo Guru Dev Namo.

Cántalo 3 veces, incluso 5 si ves que te cuesta conectarte. Ya estás preparado/a para comenzar tu kriya.

2. Kriya

  • “Estiramiento Milagroso”: colócate en pie, con las rodillas y talones juntos aunque con los pies apuntando hacia los lados para equilibrarte. Sube los brazos rectos por encima de tu cabeza, pegándolos bien a las orejas y con las palmas hacia delante. Inhala, y manteniendo las piernas rectas estírate hacia atrás desde la base de la columna. Así, tu cabeza, tu columna, y tus brazos forman una curva. Mantén esta postura, y respira largo y profundo durante 2 minutos. Así:

Balance mental y emocional 1(Este ejercicio doblega la negatividad en el ser humano. Ajusta su punto umbilical, y lleva a una persona enojada y emocional a la calma. Si consiguieses hacer el estiramiento a 90º y llevases la respiración a cuatro veces por minuto; calmarías totalmente)

  • Desde la posición anterior, haz una inhalación y pasa directamente a esta. Exhalando, dóblate muy lentamente hacia delante al máximo, manteniendo los brazos como los llevabas: rectos, pegados a las orejas, y con las palmas adelante. Cuando estés abajo del todo, vuelve a inhalar y, suspendiendo la respiración el máximo tiempo posible, bombea el punto umbilical. Entonces exhala y haz lo mismo con la respiración fuera (esto es: exhala todo el aire, aguanta sin él, y bombea). Continúa durante 2 minutos. Así:

Balance mental y emocional 2Se afirma que este ejercicio previene la inseguridad y las conductas emocionales. Además, en la mujer, previene también la menopausia precoz.

  • Inhala, y mientras exhalas sube con mucho cuidado, vértebra a vértebra hasta que estés en posición vertical de nuevo. Quédate unos segundos con los brazos caídos para permitir a tu cuerpo asimilar los efectos del ejercicio y a tu respiración volver a su ritmo habitual.
  • De pie, separa las piernas lo máximo posible sin perder tu equilibrio. Lleva los codos a los costados, y mantén los antebrazos paralelos al suelo, dejando las muñecas relajadas y permitiendo a las manos caer. Inclínate ligeramente hacia delante, y desde esta postura, rota las caderas en un plano paralelo al suelo: intenta que tus círculos sean lo más amplios y completos posible, y ve incrementando el ritmo a medida que te sientas más cómoda. Puedes escoger la dirección en la que quieres hacer los círculos, y deberás mantenerlos durante 2 minutos. Así:

Balance mental y emocional 3Este ejercicio masajea un área que no suele trabajarse, y que molesta especialmente cuando duele: la parte trasera de la espalda.

  • Mantén tus piernas en la misma postura que en el ejercicio anterior y comienza a rotar tus brazos sin acercarlos más allá de 30º a tu cuerpo, y alternándolos: uno va hacia delante, y el otro va a hacia atrás. Aproximadamente, trata de rotarlos a una vuelta por segundo. Cuando tengas asimilado este gesto, comienza a doblarte hacia delante desde la cadera hasta la mitad del camino, vuelve a enderezarte y dóblate hacia atrás del mismo modo: desde la cadera (sin dejar de rotar los brazos). Para que te hagas a la idea, 15 segundos deberían formar un ciclo completo; y tienes que seguir así durante un minuto y medio. Así:

Balance mental y emocional 4Este ejercicio es para la resistencia, el pensamiento claro, y de nuevo en las mujeres, la prevención de la menopausia.

3. Relajación

Palabras mágicas: túmbate, tápate, y relájate ¿cuánto? 11 minutos.

4. Meditación

La kriya dada por Yogi Bhajan no nombra una meditación concreta; nosotros te recomendamos que realices la meditación para el corazón tranquilo. De este modo, complementarás los efectos de esta kriya, y al conseguir un balance mental y emocional y un corazón tranquilo, estarás fortaleciendo también la mente neutral.

Encuentra la Meditación para el corazón tranquilo AQUÍ.

5. Cierra el espacio

Permítete unos segundos, incluso unos minutos si así lo sientes necesario, para que tu cuerpo reconozca e interiorice los efectos tanto de la kriya como de la meditación; y cuando te sientas preparada/o para volver al mundo real, al día a día, inspira y expira dos o tres veces, y entona el eterno sol:

“Que el eterno sol te ilumine,

el amor te rodee,

y la luz pura interior,

guíe tu camino; guíe tu camino; guíe tu camino.”

Vuelve a inspirar, y agradécete el esfuerzo realizado cantando tres Sat Nam largos.

Sat Nam   

Sat Nam

Sat Nam

Has finalizado tu práctica. ¡Enhorabuena!.

Deja un comentario