Buenos propositos…

Resoluciones año nuevoCon el inicio del nuevo año llega la tradición de marcarse nuevos (y, normalmente, buenos) propositos y, como cada año, a estas alturas ya estarás incumpliendo la mayoría de ellos. No os vamos a contar ningún secreto para conseguir cumplirlos, pero sí queremos contaros una pequeña parte de lo que las disciplinas que practicamos nos enseñan sobre ello.

Estas son nuestras disciplinas, y el principio que hemos escogido para cada una de ellas…

Kettlebells

Kettlebells al aire libre

Kettlebells al aire libre

Progresión: No puedes llegar el primer día de entrenamiento e intentar trabajar con la kettlebell más pesada, solo conseguirás hacerte daño o acabar con unas agujetas tales que no querrás volver. De la misma manera no puedes imponerte unos objetivos demasiado duros en tus propositos desde el principio.

Si, por ejemplo, quieres aprender un nuevo idioma no pretendas estudiar 2 horas diarias todos los días, empieza con 15 minutos, verás que ese objetivo sí puedes cumplirlo y la suma día tras día será mayor que un esfuerzo puntual que no puedes mantener en el tiempo. Sin embargo, no olvides que este principio funciona en las dos direcciones, no puedes trabajar todos los días con la misma carga, el mismo tiempo y el mismo ejercicio y esperar mejorar, nuestro cuerpo y nuestra mente necesita retos cada vez mayores, empieza poco a poco pero no olvides aumentar progresivamente el ritmo.

Kenpo Karate

Memorial Ed Parker hace unos añitos ya...

Memorial Ed Parker hace unos añitos ya…

Constancia: Un arte marcial no se aprende en un día: es un viaje que dura una vida. De la misma manera tus objetivos puede que no se cumplan mañana, pero no tengas prisa y disfruta del viaje.

Vivimos en una sociedad que adora el microondas, queremos nuestra comida caliente y la queremos ya, y sin esfuerzo a ser posible, olvidando que lo que calentamos acaba ardiendo por fuera y frío por dentro o que su consistencia pasa de comida sabrosa a algo más similar a un chicle. Con este símil no estoy insinuando que el microondas no sea una herramienta muy útil en un momento dado, el problema es esperar esa gratificación inmediata en todos los aspectos de tu vida. Algunos objetivos requieren tiempo, trabajo, esfuerzo y no entregan sus recompensas inmediatamente pero, a la larga, son esos precisamente, los que realmente merecen la pena.

Kundalini Yoga

Meditando en Postura Fácil

Meditando en Postura Fácil

Gratitud y aceptación: En los Yoga Sutras de Patanjali se habla de la “santosha” el contentamiento. Debes ser capaz de mantener la calma tanto en el éxito como en el fracaso. En el camino encontraras altos y bajos, no puedes permitir que estos te desvíen de tu objetivo.

Fijarte una meta a largo plazo, ir aumentando progresivamente el esfuerzo y no tener prisa no asegura que completes automáticamente el proposito, tendrás momentos de éxito y otros de rotundo fracaso. Si, cuando tienes éxito, te lanzas a una excesiva celebración existe el peligro de desviarte de tu objetivo por una falsa sensación de finalización y, al contrario, sufrir un revés no puede hundirte en la derrota. Imagina que tu objetivo es perder peso, si cuando pierdes el primer kilo lo celebras con una enorme comilona estarás tirando piedras a tu propio tejado pero, en el extremo contrario, imagina que sales una noche con tus amigos y te excedes comiendo, no puedes tirar por la borda todo el trabajo que llevas por una pequeña transgresión. Ármate de valor, encuentra el error y, dentro de tus posibilidades, endereza la situación.

Empezando de nuevo

Tanto el Yoga como las artes marciales, incluso las modestas kettles, guardan en su interior una vida de lecciones por aprender. Hemos escogido solo un principio de cada una de ellas, el que consideramos más representativo. Podíamos haber elegido otros, incluso haberlos intercambiado entre si; precisamente las enseñanzas intemporales que transmiten estas disciplinas, aunque cada una haga énfasis en un aspecto o lo haga de una manera distinta, son muy similares y es lo que completa y unifica unas con otras.

Aún estás a tiempo de mirar tu lista de buenos propositos, replantear el modo de conseguirlos y aplicar los principios anteriores. No esperes al año que viene para escribir una nueva lista, ¡empieza ya y logra tus objetivos!.