Pirámides de alimentación

Pirámide Dr Nick Riviera

Buen intento Doctor Riviera

Las pirámides alimentarias o nutricionales no necesitan mucha presentación, la mayoría las hemos visto desde nuestra más tierna infancia con el fin de indicar de manera sencilla qué alimentos son básicos en nuestra dieta. Hace unos días Nutrition Australia, organización sin ánimo de lucro con más de 30 años de existencia dedicada a la salud y bienestar de sus conciudadanos, ha actualizado su pirámide alimentación. ¿Y qué más dará si en Australia solo hay canguros, surfistas y fauna potencialmente letal? es una forma de verlo, pero marca una tendencia interesante porque sus recomendaciones alimenticias llevaban más de 15 años vigentes y muestran una cierta evolución respecto a lo que nuestras instituciones están recomendando a día de hoy, una evolución bastante en línea con nuestra opinión al respecto. ¿Qué se está recomendando actualmente? ¿Cuales son los cambios?

Antes de nada, hay que aclarar que una  pirámide nutricional es una recomendación general que busca ser aplicable a toda la población por lo que, a la hora de analizar una dieta particular, cada persona tendrá que variar dichas recomendaciones generales en función de sus preferencias, actividad física, intolerancias/alergias,… pero son interesantes porque permiten, de un vistazo, ver la distribución general de alimentos sugerida.

Un vistazo a su evolución

Nos vamos a centrar en las publicadas en nuestro país. En 1998 se lanzó la campaña 5 al día para favorecer el consumo de frutas y verduras. La campaña, apoyada desde diversas instituciones incluía unas recomendaciones alimentarias en forma de pirámide alimentaria clásica:

Pirámide alimentaria clásica

Pirámide alimentaria de la campaña 5 al día – 1998

Cereales, féculas y legumbres componen la base de la dieta y sal, azucar, grasas y dulces (todo en uno) el tope como “consumo moderado”. Esta forma de la pirámide ha sido la más habitual desde que fue publicada por el Ministerio de Agricultura de Estados Unidos a principios de los años 90.

En el 2005 se puso en marcha en nuestro país la Estrategia NAOS (Estrategia para la Nutrición, Actividad Física y Prevención de la Obesidad) desde el Ministerio de Sanidad y Consumo, el objetivo era sensibilizar sobre el problema que la obesidad representa para la salud, e impulsar hábitos de vida saludables, principalmente a través de una alimentación saludable y de la práctica regular de actividad física. En ella se presenta una nueva pirámide.

Pirámide NAOS - 2005

Pirámide NAOS – 2005

Se ha simplificado, quizás excesivamente, a 3 grupos, con verduras/frutas/cereales en uno, carne/pescado/legumbre/embutidos en otro y un tercero con chucherías. Además no deja de ser curioso el recomendar el consumo semanal de ciertos alimentos que hasta entonces se hacía diariamente (como carne, pescado o legumbres).

La nueva pirámide

Esta es la nueva pirámide propuesta en Australia:

Pirámide Australiana 2015

Australian Nutrition – 2015

Aparentemente es parecida a las anteriores pero hay diferencias importantes. La más vital, pone los vegetales y frutas en la base de la pirámide, dándole más importancia que a los cereales. Pero también añade alimentos menos habituales como cereales más densos en nutrientes como la quinoa o el cus cus, alternativas lácteas como la leche de soja o el tofu en el grupo de carnes. Otro detalle importante, elimina completamente la sal y el azucar así como la bollería industrial y demás chucherías (una decisión lógica, pues si hablamos de alimentación básica no tiene sentido que se mantenga un grupo para un tipo de alimentos que deberíamos consumir muy de vez en cuando).

 Resumiendo

La nueva pirámide de alimentación propuesta desde Australia no es el principio y fin de la nutrición pero es, en nuestra opinión, un paso en el camino correcto. Como guía general creemos que es más útil que las que se presentan habitualmente a día de hoy y estamos seguros que con el tiempo las instituciones irán gravitando hacia este tipo de modelo.

No olvides tampoco que, si hablamos de salud, no solo es lo que comes, es imprescindible combinar la alimentación con una actividad física regular y variada.